Beatriz de 10 años

Gracias a los resultados de una prueba de ADN, luego de 6 años se pudo dar con el paradero de un hombre que le quitó la vida a una niña de 10 años de 42 PUÑAL4D4S, en un hecho sucedido en Petrolina, Pernambuco en Brasil.

La niña fue identificada como Beatriz Angélica Mota y tenía apenas 10 años de edad cuando le quitaron la vida el 10 de diciembre del 2015.

El ADN hallado pertenece a Marcelo da Silva, de 40 años, quien ya se encontraba en prisión por otros delitos y quien al ser interrogado, confesó haberle quitado la vida a la niña. El ADN fue encontrado en el cuchillo que él utilizó para cometer el hecho.

El ADN del cuchillo fue comparado con el ADN de 124 sospechosos, quienes fueron presentados y evaluados a lo largo de los seis años de investigación, hasta que dieron con el paradero de Marcelo. Todavía las autoridades no han revelado el motivo que tuvo para cometer el hecho.

El 10 de diciembre de 2015, Beatriz acompañó a sus padres a la ceremonia de graduación de su hermana.

Durante el acto, al que asistieron unas 2.500 personas, Beatriz le pidió permiso a su madre para beber agua de un bebedero que estaba debajo de la cancha donde se llevaba a cabo el evento.

Pero media hora después Beatriz no regresaba de beber agua, y su padre interrumpió la actuación de una banda para llamarla por el altavoz: “Beatriz, ay hija mía, ¿Dónde estás?”.

La búsqueda de la niña comenzó de inmediato, y su cuerpo sin vida fue encontrado en una habitación solitaria a las 11:30 de la noche con 42 PUÑAL4D4S.

A pesar de la confesión y de las pruebas de ADN, la madre de Beatriz dice no estar conforme con la investigación, indicando que debe haber otra persona detrás de eso.

“La policía no me puede decir que un loco que andaba sin rumbo en la calle y entró a la escuela fue el único responsable, no, no vengas, no vengas con ese argumento porque no me pega, no, nadie entra a la escuela Auxiliadora sin ser guiado por alguien, sobre todo para meterse esas habitaciones de allí. El ADN por sí solo no es suficiente.” dijo la madre.